Etiquetas

NoRegaloClicsLos clics que generosamente le regalamos a Google, él los vende a sus clientes, y sin mucho esfuerzo, porque nosotros mismos somos sus voluntarios impulsores. Es como recoger agua de una quebrada y venderla, sin siquiera sembrarle árboles alrededor.

Fórmula ganadora. La mayoría creemos que es gratis. Wikipedia es sexto en el ranking, es verdaderamente gratuito y no se envilece (aún) con nuestros clics. Has notado que mucho de lo que buscas, Google lo encuentra es allí?.

Según tu perfil de búsqueda, muchos de los resultados van a estar en Wikipedia, en algún diccionario web, o en las mismas páginas que nos gusta ver; entonces, por qué damos esa ronda inútil por Google?.

Hemos puesto a este emperador en un trono de oro para que nos explote inmisericordemente. Las estadísticas de actividad las provee él mismo. Cuando en mi navegador de tableta ingreso el nombre de una web que necesito consultar, Google lo registra como un resultado de búsqueda suyo. Cuando intento entrar a otra Tienda de Aplicaciones, me lleva a Google Play. Mis archivos los tengo que guardar en Google Drive. Sin tener acceso al inframundo de alianzas que tiene con los fabricantes de hardware, me veo obligado a registrar un correo electrónico de Gmail para que mi dispositivo funcione.

Fue una apuesta más, una evidencia que los consumidores tenemos el mandato en el mercado, pero que no lo usamos basados en información o investigación, sino basados en tendencias banales. La llamada inteligencia colectiva que deberíamos aplicar en esta situación, o no existe, o fue manipulada una vez más por el sistema invisible, que es finalmente quien determina aquellas banales tendencias que apuestan por un producto o servicio que necesitan poner a rentar.

No sé si otros motores de búsqueda como Yandex o Baidu tengan las mismas mañas. En todo caso, y acudiendo a uno de los principios de libre competencia de este capitalismo, espero que aquellos potenciales rivales ya estén madurando explorar nuestro territorio hispanoparlante. Y sería interesante que nuestra inteligencia colectiva regional le apostara a ellos también, para que haya el equilibrio natural que debe haber en una cadena de predadores. O mejor aún, que tengamos un motor de búsqueda propio.

Anuncios