Etiquetas

cara

Ya es costumbre que te vas,
que te vas de repente,
como una luz intermitente,
cual días con sus noches.

Sin saber cuándo es presente,
te asomas casi ausente,
como un titilar de cocuyo
o un vacilar en lo oscuro.

Me encierro en tu espera
a sólo vivir el desespero,
para salir luego huérfano,
rogando tu presencia en vano.

Te busco pero me veo lejano,
mi huella no sobrevive tu turbulencia
no sé si detenerme o seguir,
si una cosa u otra eludes igual,
.

Anuncios