Etiquetas

,

ilustrJimena

Hay un amor que nació contigo,
que no avisó porque no causaría mal,
que creció al ver tus ojos grises aún
y tus manitas apretadas.

Aquella primera extrañeza filial
se proyectó en amor sin distancias,
aunque hoy tus manos se hayan abierto
y tus ojos ya negros estén.

Traigo un vacío de hijo que a veces
se encuentra con este amor por ti,
y se abrazan sin poder hablar,
porque entonces musitar es mejor.

No me voy a cansar de amarte
ni mis brazos se van a cruzar,
si puede ser que te sirva mi abrazo
y hasta un cuento te pueda contar.

Puedes acusarme si no me vas a mirar,
tal vez me mires porque vas a crecer,
y creciendo vas a construir los méritos
para descubrir tus libertades.

Quizás un día podamos caminar
cogidos de la mano y conversar,
y me digas por qué tu risa de niña
hoy no se dejó salir.

Anuncios