Etiquetas

22

Cada noche antes de dormir
tengo que despedirme de ti,
como jugando a ser feliz.

Es imaginación nada más,
tonto pensar que vendrás,
que alguna noche me besarás.

Naciste libre y lo sabías,
con tus alas mojadas quizá presentías
mi veintidós más allá,
en el cruce de caminos,
allí despertamos, allí nacimos,
todavía con el temor
de un “todo pasará”.

La espera que no me cansó,
toda la lluvia que me limpió,
la suerte del
veintidós.

Dime si sientes el arrullo
que te canto imperme
able del mundo,
y si te llega, déjalo jugar,
que también nació contigo,
que es liviano y puro,
el único dolor
que quiero festejar.

Anuncios